MIEDO A SER UNO MISMO, LAS IDEOLOGÍAS INQUIETANTES

PARA SER UNO MISMO

   No importa en qué tipo de sociedad haya nacido, se desarrolle o esté inmerso, nuestros sistemas sociales imponen a los seres humanos  la ley de impedir ser uno mismo. Ideologías de todo tipo se han apoderado de la esencia humana, de lo que somos, para implantar el terror y moldear al hombre a su semejanza. Se han convertido en demonios de toda condición emulando a los dioses del Olimpo para que sus víctimas, usted, yo, cualquiera que se niegue a dejar de ser uno mismo, vivan sujetos a la realidad que sus respectivas ideologías y sus guardianes señalen como la correcta. El hombre ideológico es un hombre dormido, obligado a oír los cantos de sirena de sus respectivas ideologías. Quién en su sano juicio cree que la pena de muerte, por ejemplo, es la solución a un terrible daño, por macabro e inhumano que sea ¿acaso no es la sed de venganza la que se impone ante el dolor recibido? ¿Qué diferencia existe entre un demonio y esa sed de justicia? ¿Acaso la justicia, preñada de dolor e impotencia, nos permite convertirnos en dueños y señores de la vida?

Mira dentro de ti
Lo que buscas está dentro de ti

   Las distintas culturas, a lo largo de la historia humana, han sembrado miedos de todo tipo en las distintas y dispares sociedades humanas para controlar a sus miembros. Tras las diferentes ideologías se encuentra la cultura del descarte, la cultura de la indiferencia, la cultura de la muerte. Sí, el temor a que el hombre logre ser uno mismo junto a sus semejantes y siga el instinto de Ser y no una mera marioneta de creencias fallidas de todo tipo, fue, es y será la piedra de tranca para la evolución de la conciencia humana. No se puede seguir escondiendo la naturaleza maligna de las ideologías, aunque se refugien en éticas y credos de todo tipo, supuestamente benignas y defensoras de lo humano, si queremos rescatar al ser humano de las cadenas de sus miedos.

ANTES DE SER UNO MISMO

   Los miedos nacen cuando nos alejamos de ser uno mismo en los otros para convertirnos en islas alejadas de nuestros hermanos. No nos hace hombres nuestra individualidad, nuestro ego, nuestra identidad humana, mucho menos una cultura que desprecia al hombre en sí mismo para divinizar sus ideas acerca del hombre, sino la comunión con el otro, la comunidad. Antes de ser uno mismo, debemos ser un nosotros. Esta fórmula simple de reconocer en el otro nuestra propia humanidad ha sido, es y seguirá siendo una asignatura pendiente del hombre ideológico, del hombre que ha sacrificado su esencia por su apariencia, que ha olvidado su ser para endiosar a su ego. No se trata de negar nuestra identidad como sujetos racionales, sino, todo lo contrario, realzar la unidad que somos frente a la diversidad de interpretaciones que podemos tener sobre lo que sea.

Rompe las esposas
En ti está liberarte de las esposas

Necesitamos el ego, pero el ego al servicio del Ser y no como un verdugo de la esencia que somos. No se trata de imponer, sino de comprender. No se trata de doblegar, sino de colaborar. No se trata de humillar al otro, sino de ayudar a quien está en necesidad de ser ayudado. Las distintas culturas ideológicas solo se han cebado con el hombre en aras de imponer su visión del hombre y con dicha visión, miope, encerrar al hombre entre muros que jamás podrá abandonar sin riesgo de ser rechazado o, incluso, asesinado. Sí, las distintas culturas ideológicas no pueden permitirse el lujo de deserciones, so pena de perder terreno frente a las otras ideologías.

MÁS ALLÁ DE SER EGO PARA SER UNO MISMO

   Si nacemos y nos desarrollamos en culturas ideológicas de todo tipo ¿cómo despertar a ser uno mismo? ¿Cómo rescatar nuestro Ser de las mazmorras de los egos ideológicos? No hay mapa, ni gurús, ni mesías, ni idolatría alguna que pueda llevarte al reino de tu Ser. Tú eres el camino. Tú eres el Maestro del alumno que eres. Significa esto que nadie puede ayudarte a despertar al Ser que eres. Obviamente no.

Ser libre es Ser
No te engañes a ti mismo, tú eres libertad

Nadie en su sano juicio puede creer que los demás están ahí para adornar tu existencia. Puedes ayudarte de mil y una experiencias que escucharás, verás, oirás o leerás, pero al final, el paso para cruzar el puente que te adentre a tu ser, al ser que eres, nadie lo puede dar por ti. Pero cuando cruces ese punto de no retorno, sabrás agradecer hasta al más sencillo maestro que te ayudó a llegar ahí, a la tierra de tu Ser, a la esencia que eres. Y ese maestro puede ser otro ser humano, un atardecer, un sonido, un silencio o simplemente un sueño. Y sabrás agradecer desde el corazón y no desde la razón. Y sabrás valorar la capacidad de ayudar y dar lo mejor de ti para que otros seres, otras almas, otras vidas, logren alcanzar la esencia de su existencia, el ser uno mismo junto al nosotros del que formamos parte. En la vorágine del mundo que vivimos donde todo parece tener un precio, donde todo se puede comprar y vender en el altar de la red, el más preciado tesoro no está fuera, sino dentro de ti. No busques fuera lo que está dentro de ti. Conócete a ti mismo y habrás encontrado las puertas al infinito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.