EL AMOR EN TIEMPOS DE CRISIS

PODEMOS AMAR EN TIEMPOS DE CRISIS

 El amor, la capacidad de amar sin nada esperar, está en tiempos de crisis. Quizá siempre lo ha estado y el amor solo es una construcción mental que nos mantiene vivos como especie pero que no puede llegar a parte alguna, pues iría contra esa naturaleza humana lobezna y mezquina. Sin embargo, el amor existe cada vez que un ser humano es capaz de ayudar a otro o incluso de sentir dolor ante la despiadada acción que muchos ejecutan contra animales y contra el mismo reino vegetal. Todos conocemos el maltrato animal y la tala indiscriminada de bosques. Todos sabemos de seres humanos que se oponen a tales monstruosidades.

Ayuda y no mires a quién
Ayudar es el estado natural de la conciencia

Hay tanto amor en el corazón de la mayoría de los hombres como odio en un puñado de seres que se empeñan en separarse de la naturaleza común que poseen todas las conciencias de ser. Son pocos los que podemos decir con propiedad que se alimentan del mal, pero son muchos los que siguen a estos monstruos y se dejan contagiar con ese virus mortal como es el odio y su ineficaz antídoto, la indiferencia. Los dos hacen el mismo daño pues al final se alimentarán del dolor, sufrimiento y muerte de aquellos que sienten como diferentes y peligrosos. Así todo, el amor sabe llegar también a estos tiempos de crisis de mil formas distintas. El amor no es un acto de misericordia o una limosna para callar la mente y tampoco se trata de comulgar sin cuestionarse con sistemas que ahogan al individuo en una vorágine de competencia y anulación del otro.  El amor en tiempos de crisis se alimenta de una manera anónima y sin mucho ruido.

  HAZ EL BIEN EN TIEMPOS DE CRISIS Y NO MIRES A QUIÉN

   Se puede y quien diga lo contrario miente o, peor aún, participa del macabro festival de sufrimiento, dolor y muerte que ocasiona la maquinaria del odio. Una maquinaria que se reviste de trajes con olor a políticos mediocres con insuflas de líderes, a sotanas religiosas o banqueros arrastrados a ser dandis de sí mismos. No se trata de cambiar el mundo esperando que los tiempos de crisis dejen de ser por sí mismos y perezcan por muerte natural. Nada cambiará en el mundo si tú no cambias y la mejor manera de hacerlo es hacer el bien sin mirar a quien.

No dejes de ayudar
Ayudar es tomar la decisión correcta

Cuando alguien necesita de ti, no mires su condición, su tradición, su cultura, su religión, ayúdale si está en tu mano y no esperes nada a cambio. Uno de los mecanismos que estas culturas de la muerte imponen a sus fieles seguidores es la de controlar ese comportamiento natural que tiene el hombre de ayudar a sus congéneres. Dicen, no saben qué decir, que ese comportamiento es errado, que cómo puedes ayudar a tu enemigo ¿Acaso vas a esperar que tu ayuda lo haga cambiar de forma de ser, de forma actuar contigo? Quien te diga esto no habla sino a través del comportamiento gregario que le lleva a seguir la inercia de la tradición sin cuestionarse ni un poco si su actitud es la correcta. Sí se trata de poner la otra mejilla. Sí se trata de saber que el perdón es el único camino al amor verdadero, no el que se compra en los bazares de las ideologías y en tiempos de rebajas deja los campos sembrados de muerte y sangre inocente.

CÓMO SUPERAR LOS TIEMPOS DE CRISIS SIN MORIR EN EL INTENTO

   No dejándote llevar por la inercia de tu modelo social, sea el que sea. Romper con la tradición no significa, ni mucho menos, que uses violencia alguna. Todo lo contrario.

Siempre puedes ayudar
Eres libre para ayudar

La cultura de la no violencia no es algo propio de seres sobrenaturales, sino de seres que se sentían humanos aun cuando pudiesen venir de otras estrellas, que emanaban humanidad por todos sus poros. Algo tan sencillo de hacer lo han convertido los enemigos de la humanidad en una especie de milagro, una utopía a perseguir, a sabiendas que nunca se alcanzará porque siempre va haber alguien que quiera defender ese hermoso sueño con las armas, con la violencia y el ciclo comienza de nuevo. La forma de romper este vaivén del odio que engendra más odio es sembrar amor en cada gesto que hagas en tu día a día. No te lo enseñarán en universidad alguna, ni los políticos te lo ofrecerán en sus propuestas sociales y programas electorales, mucho menos lo podrás adquirir en la bolsa de valores o en los templos con aroma a incienso, pero no te hace falta porque ese prurito de hacer el bien es algo que tienes dentro de ti, que la mayoría tienen.

Ayudar suma a crear conciencia
Tú decides ayudar

Solo tienes que despertar a tu Conciencia de Ser. No tienes que conquistar nada porque ya eres libre de Ser por el mismo hecho de haber nacido con una Conciencia humana, cósmica. Superar los tiempos de crisis es reconocernos como seres humanos y no como bestias obligadas a ser lobos para el hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.