Conciencias

   Un alma que despierta a su Conciencia de Ser no solo se ha encontrado a sí misma, sino ha encontrado el universo dentro y fuera de sí. Un alma que despierta a su Conciencia de Ser ha logrado penetrar esa su mente humana a la que, diariamente, llegan, se entremezclan  y se van miles de pensamientos, sensaciones, emociones para  alcanzar un equilibrio capaz de trascender al ego sin herirlo, sin despreciarlo, sin caer en la tentación de creer que en esta vida carnal, la carne, el cuerpo, es algo maligno que debe ser repudiado cuando no maltratado como hacen todos aquellos que irrespetan la vida ajena o la suya propia con cualquier tipo de dependencia.  Un alma que despierta a su Conciencia de Ser ha encontrado el camino a casa, a su hogar más allá de las estrellas y a entender que las limitaciones que impiden a la mente llegar a comprender la esencia de lo que es, de donde viene y hacia dónde va, no está fuera de ella misma, sino dentro de sí misma. El límite no está en nuestro Ser, sino en el ego que encarna la esencia del Ser.

Conciencia fractal
Somos conciencias fractales

   Esta web pretende despertar conciencias, Conciencias de Ser. No pretende que todos caminen por la misma senda, como si hubiera un solo camino para llegar a la Conciencia de Ser que somos, ni pretende crear dogmas o buscar seguidores fanáticos que crean tener la última verdad, pues ni los dogmas ni los fanatismos de cualquier índole son buenas brújulas para llegar a parte alguna, salvo, si se superan, quizá puedan servir como ejemplos de los mapas que no han de llevarse en esta aventura por conocerse a uno mismo. Esta web busca desnudar el alma de todas aquellas creencias fallidas que fueron alimentando los distintos egos a través de los tiempos y que han hecho de este nuestro hermoso planeta un hogar a punto de ser devorado por las llamas de todo tipo de males, alentando tantas veces el fuego por intereses tan mezquinos como pueden ser los beneficios económicos a cualquier precio. El amor, la paz, el equilibrio, la plenitud, el desarrollo espiritual y material de la civilización humana solo tiene un camino, el despertar a la Conciencia de Ser. Las ideas que han sido encarceladas entre los muros de verdades demasiado humanas, creando así ideologías de todo tipo, desde políticas a religiosas pasando por las económicas o incluso científicas, nos conducirán a la senda de la Conciencia de Ser. Superada las ideologías, el camino hacia la Conciencia de Ser es un paseo a la luz de la luna por una playa bañada por una mar en calma mientras semidormidas palmeras comienzan a susurrar nuestros nombres. Nunca antes la humanidad, como especie, ha tenido la oportunidad de lograr un despertar colectivo a su Conciencia de Ser. Lo que antaño era la labor de una vida para un Maestro, hoy está al alcance de un clic para un número inmenso de almas que desean encontrase a sí misma en este universo infinito. Nadie dice que el Mal desaparezca a golpe de un clic, pero los buenos, el Bien, la bondad del Ser, son más y mejores. Por esto el camino hacia la Conciencia de Ser es un camino a otro tipo de sociedad humana donde el Mal, con mayúscula, ese mal engendrado por la separación del ego de su Conciencia de Ser, solo sea un recuerdo, la memoria de una especie que está encontrando su lugar en el universo.

Conciencia y libertad
Tú vives construyendo tu libertad de Ser

   Quisiera dejar plasmado en esta páginas menú una leyenda oriental, que posiblemente tenga su correlato en otras culturas, y que ejemplifica bien una de las intenciones de la web. Veamos. En cierta ocasión, un mendigo que llevaba años de indigencia, encontró una piedra por esos caminos enfangados que solía transitar y que le llamó mucho la atención. La limpió y la guardó para sí entre sus pocas pertenencias. Todas las noches, antes de dormir, la contemplaba con total devoción. Le fascinaba su brillo, su transparencia y creía ver en el interior de ella no solo su propia vida, cada uno de los días de su vida, incluso cuando aún estaba en el vientre materno,  sino cada una de las estrellas que solía ver en el firmamento. No importaba si había o no comido algo ese día, el hecho de contemplar la piedra, le hacía sentir completamente satisfecho, física y espiritualmente. Un día cualquiera el mendigo apareció muerto entre  hierbas altas, a la sombra de un gran cerezo en flor. Las gentes que lo encontraron, rápidamente lo reconocieron “es el mendigo, el que nunca dejaba de sonreír, el que nunca les dejaba de saludar cuando se entrecruzaban en el camino y el que nunca les pidió nada para comer, pues parecía siempre satisfecho”. Al ir a enterrarlo se toparon los vecinos con la piedra y el más avispado de ellos, conocedor del mundo de los minerales,  se dio cuenta que era un diamante, el diamante más brillante que nadie pudiera contemplar. Los vecinos, al escuchar sobre el valor de aquella piedra,  se preguntaban cómo teniendo tal riqueza entre sus manos, vivía en la mayor de las pobrezas. Un niño que estaba presente comprendió, se quitó los zapatos, se despidió de su familia, y comenzó a caminar por los caminos de lodo que rodeaban el pueblo.

Entrelazamiento
Toda Conciencia está entrelazada

Cada cual interprete esta pequeña leyenda desde sus niveles de entendimiento actuales, pero, a groso modo, no hay un camino hacia la Conciencia que somos porque la Conciencia de Ser que encierra en sí todo ser humano, es el camino. La riqueza no está fuera, está dentro de cada uno y cada cual la valora a su modo. Si llegamos a comprender de dónde venimos, lograremos encontrar el camino hacia el sitio que no podemos evitar dejar de llegar, pues el ciclo de la vida no es llegar a parte alguna, sino no dejar de llegar.

   Buen viaje y mejor estancia.