COMORBILIDAD, SARS COV 2, LA BOLSA DE VALORES Y LA ESPADA DE DAMOCLES

¿Qué relación pudiera existir entre el virus llamado Sars Cov 2, las economías antropófagas del presente humano y la extinción de los dinosaurios?

   Todo en el universo está entrelazado, directa o indirectamente, es decir, aunque no podamos ver las amenazas o los beneficios que pudieran existir en nuestro alrededor, lo cierto es que están. A nivel científico podemos relacionar lo antedicho con la famosa materia oscura. No tenemos idea, humanamente hablando, de lo que pudiera ser, pero hemos podido saber que impregna, por no decir que permea, todo el universo.

En el universo, desde el ámbito humano, está casi todo por descubrir

COMORBILIDAD

La salud no es la ausencia de enfermedad en el cuerpo y en la mente, sino el equilibrio entre la conciencia y la consciencia, entre el Ser y el No Ser, entre la vida encarnada y el espacio tiempo que estás llamado a construir como tu realidad ¿Qué significa todo esto que suena a metafísica? Pues que sin importar si tú, como forma de vida consciente, no has encontrado el significado de la existencia, de tu existencia, dicho significado existe. En otras palabras, por mucho que te niegues y hagas con tu cuerpo y tu mente los mayores desastres, lo que eres, la vida que eres, siempre buscará la forma de encauzarte a tu verdadera esencia. En otras palabras, las enfermedades que pudieran asolar tu cuerpo y tu mente tienen un mensaje para ti o, en bastantes casos, un mensaje para aquellos que te rodean. Sí, acuérdense, no somos islas en un océano cósmico, sino el agua que da forma al océano o, más afín con el cosmos, somos luz que da vida a la oscuridad.

La salud es el equilibrio entre la conciencia y la consciencia

SARS COV 2

Aprender no es mirar hacia fuera, sino ver desde dentro el afuera. En otras palabras, aprender significa buscar el equilibrio entre el Ser y la encarnación en cada presente, pues la existencia tiene un magnífico don, nunca permanece quieta, sino que el cambio, el movimiento, diría el viejo Aristóteles, es su esencia. ¿Qué significa todo esto que suena a una mutación metafísica? Los virus no son una amenaza. Los virus son formas de vida que buscan mantenerse activos, mantenerse vivos, y son el ejemplo mayúsculo de que todo en la vida del universo está entrelazado. Qué hace que un virus salga de su entorno, es decir, qué hace que cambie de huésped, que busque nuevos espacios vitales y conquiste el mundo donde se desarrolla. Quizá la respuesta no está en el virus, sino en el huésped. Quizá la pregunta no es qué hacen los virus, sino qué hacen los huéspedes para que los virus se sientan atraídos hacia él.

La mayor amenaza viral para el hombre es el hombre mismo

LA BOLSA DE VALORES

Las mariposas coloridas vuelan a través del aire dibujando formas maravillosas en él, pero desconocen el aire. Los seres humanos han construido sociedades económicas antropófagas, donde el ser humano se alimenta del dolor de otro ser humano, pero ¿desconoce lo que está haciendo? ¿Qué vuelve a un ser humano, a una conciencia llamada a ser creadora, un instrumento que es capaz de causar sufrimiento, dolor y muerte a sus congéneres? ¿Qué cosifica al hombre? Las creencias, que emergen, la mayor parte de las veces, por miedos y que se transmiten, la mayor parte de las veces, maquilladas de verdades absolutas. Las creencias se visten de todo tipo de ideologías, religiosas, políticas o económicas, pero, frente a las mariposas, cuyos colores dan vida al paisaje, las ideologías siembran muerte al enfrentar a unos seres con otros seres, haciéndoles creer que no tienen alas para volar por sí mismos, sino que necesitan de ellas, de las ideologías, para ser ellos mismos. La bolsa de valores no destruye economías, sino seres humanos. La bolsa de valores no enriquece al ser humano, sino lo empobrece a ojos del universo y de tantas conciencias que lo pueblan. La bolsa de valores si enriquece algo, son las miserias humanas y a los miserables que las fomentan, avalan y negocian con ellas.  

Las economías antropófagas son la mayor amenaza vírica para el hombre

LA ESPADA DE DAMOCLES

Hay una amenaza constante sobre la especie humana, desde los albores de los tiempos de esta última humanidad, y se llama inconsciencia. La inconsciencia se viste de indiferencia, olvido, menosprecio e incluso del deseo de exterminio del otro, de quien es, o aparenta ser, diferente. La espada de Damocles se levanta contra una humanidad que ha olvidado su origen, la conciencia que es y la Conciencia Suprema de la que procede. La espada de Damocles se levanta contra una humanidad que se ha divinizado a sí misma y ha construido dioses a la medida de sus creencias e ideologías. La espada de Damocles caerá sobre una especie que ha olvidado su lugar en el universo, pero, sobre todo, ha olvidado buscarse a sí misma en cada ser humano y en las demás formas de vida de este hermoso planeta. Una morada habilitada para su desarrollo y no para ser destruida, como lo está haciendo esta última humanidad. La espada de Damocles caerá sobre esta última humanidad por la falla del hombre en encontrar el camino a su conciencia más allá de sus creencias y no importa si es un virus o una debacle económica por causa de economías antropófagas.

La humanidad está llamada a sentir la espada de Damocles en sus entrañas

Así todo, hay una esperanza y se llama Jesús de Nazaret, la conciencia que vino de más allá de las estrellas a salvar al hombre de su inconsciencia. Pero esto es otra historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.