CARTA A UNOS JÓVENES MILLENNIALLS, LA MALDICIÓN DE LOS GRONK

Habéis nacido en medio de una sociedad enferma, mortalmente enferma. No importa en qué latitud ni bajo qué cobertura, ni si sois hijos de millonarios, pobres, ateos, creyentes, religiosos, obreros, profesionales, vagabundos, políticos, funcionarios, mafiosos, santos, yonquis, intelectuales, científicos, filósofos,  pasotas, sabios, imbéciles, carnívoras, veganos, terrícolas, reptilianos, blancos, negros, amarillos, cobrizos, azules o verdes, imberbes o peludos. Habéis nacido en la generación del fin de los tiempos. No os alarméis, aunque creo que tampoco os importe mucho. Habéis nacido con otro chip, con otro programa de software, exento de bug,  y con un antivirus más acorde a las nuevas mutaciones humanas.

Sois mejores que vuestros antepasados
Intentarán hackear vuestros sueños, pero vosotros sois más fuertes

El problema al que os enfrentáis es que ese programa, mejorado, casi divino, os dejen activarlo, ponerlo en funcionamiento en este hardware social que, como os dije, está dañado, a punto de claudicar,  mejor dicho, a punto de implosionar. No habéis venido al mundo de casualidad, ni es azaroso que representéis casi la mitad de la población mundial a día de hoy. Tengo más fe que esperanza de que podáis construir vuestro propio mundo, vuestro propio crush y que podáis dejar atrás las pesadillas de vuestros ancestros y sus amores prohibidos. Sin embargo, no quiero dejar de deciros algo. No son consejos, ni advertencias, ni mucho menos directrices, sino simple y llanamente pinceladas, pequeñas pinceladas,  de lo que humildemente he aprendido, y voy aprendiendo, entre los hijos de los hombres.

superando creencias ancestrales
Nacisteis libres de Ser, pero vuestras tradiciones os encadenan a miedos ancestrales

En mi mundo el conocimiento no es poner límites, sino franquear barreras, dejar que la brújula del amor sea la que vaya creando nuevas experiencias y realidades, pero no os voy a entretener ni marear hablando de mí o de otros mundos que también, sin duda, habita en vuestro espíritu, pues todos, absolutamente todos, tenemos en nuestro interior todas las formas de vida posibles, todas las experiencias por vivir.  Sí, aunque no me creas, tú tienes dentro de ti a tu propio dios y a tu demonio, a tu propio hater y tu anhelado BAE, aunque no lo hayas activado o actualizado.

LOS MILLENNIALS Y LOS ESTADOS DEL BIENESTAR

   Sí, representáis una buena parte de la población mundial, pero ¿sabéis cuántos de vosotros ha nacido con el pan debajo del brazo? en el sentido que no necesitáis sobrevivir con menos de un dólar diario para vuestra alimentación y demás gastos vitales, aún cuando vuestros padres solo sean unos trabajadores que, día a día,  deben dejar su vida por un salario ajustado para que no se rebelen y sigan creyendo que una hipoteca a cincuenta años los alejará de la pobreza ¿Sabéis la suerte de los que no cuentan con vuestra suerte?

concepto de millennials
Millennials: vidas paralelas que se entrecruzan en sueños comunes al ritmo de la red

¿Sabéis que la expectativa, vuestro hype, de sostener vuestros niveles de consumo os llevará, día a día, a encerraros más en el mundo virtual, aún más de lo que ya estáis, sin saber si quiera si los niveles de polución en el aire os llevará a salir con mascarillas de vuestras casas? ¿Sabíais que el famoso Estado de Bienestar, esa cosa rara que dicen existe más allá de los vídeo juegos, os intentarán silenciar y convertiros solo en un sujeto preocupado por el consumo de gigas y nuevos juegos on line? ¿Sabíais que el modelo social y económico en el que habéis nacido no tiene salida de emergencia, ni a nivel de la naturaleza, que la están devastando a niveles insostenibles por un puñado de dólares, ni a niveles de convivencia pacífica entre lo que llaman civilizaciones? ¿Sabéis por qué? Os cuento, pero no me hagáis caso, y que cada uno, si vuestro mood os lo permite, busquéis a través de la red, con vuestro formato DIY, las grandes mentiras en la que se sostiene vuestra sociedad.

las mentiras de las verdades ocultas
Detrás de toda verdad humana, está la mentira de unas tradiciones que han bebido de creencias fallidas

Los modernos Estados del Bienestar no son sostenibles porque son Estados enfermos, sí, enfermos. Nacieron sobre las ruinas de otros modelos de Estados que, igualmente, eran modelos enfermos. Lo que hicieron fue, simplemente, maquillarlos, vestirlos acorde a los tiempos. Sin embargo, aunque un Estado enfermo se vista de Bienestar, enfermo queda. No se trata de crear falsas utopías, como os quieren vender los sistemas partidistas, sino abrir los ojos de la mente y comenzar por reconocer dónde esta el error. No es fácil, no lo es y ¿sabéis por qué? Porque las tradiciones, las creencias que os han transmitido vuestros amados padres, que, a su vez, recibieron de vuestros abuelos y así tan atrás como queráis, lo hicieron con amor y pasión y, os dijeron y mantienen, es lo mejor para vosotros. El mal del conjunto, vienen a decir,  no tiene porque afectaros. Vosotros, cuidar vuestros intereses y que el Estado se ocupe de los otros.  Les enseñaron, y vosotros, si no os sacáis el dedo de la boca, también enseñaréis a vuestros hijos a que somos islas individuales y que cada uno salve el culo como pueda, que nadie vela por nadie y si alguien debe velar por los otros es papá Estado ¿Entendéis? Los Estados modernos, y en este momento no importa si son los del Bienestar o aquellos otros directamente fallidos, no fueron diseñados, no podían serlo -todo hay que decirlo-, para el desarrollo del Ser del ser humano, sino para permitir la explotación de unos hombres sobre otros. No, no os asustéis, el Ser no muerde, no es un clon del hombre del saco de vuestro padres, sino es lo que sois cuando os desnudáis de todas vuestra creencias, posesiones, títulos, nombres, ilusiones, miedos y demás instrumentos del ego. El Ser es el sempai que habita dentro de vosotros desde siempre, desde el comienzo de los tiempos, y está dormido a la espera que despiertes.

Conocimiento del mañana
Tú tienes el poder de sustituir las cadenas de creencias fallidas por el Conocimiento

El Ser es el común denominador que comparten todos los hombres, por no hablar de otras criaturas cósmicas. Pero los Estados modernos se han construido bajo creencias fallidas de todo tipo y mantienen, aún hoy en día, por más que digan y escriban lo contrario o se rasguen las vestiduras, la diferencia sustancial del Ser humano, de unos seres sobre otros. Los Estados no velan por un individuo, sino por una clase o grupo frente a otros. Un ejemplo podría bastar ¿Cuántos Estados aún permiten la pena de muerte como castigo para ciertos abominables crímenes? ¿Cuántos Estados, aun teniendo abolida la pena de muerte en sus fronteras, comercian y alaban a Estados donde la pena de muerte es pan de todos los años? ¿A quién beneficia la pena de muerte como castigo? Podríamos seguir, pero esto es un post y no la nueva biblia de los horrores humanos. Pero no olvidéis, os intentarán convertir en la generación del final de los tiempos.

LOS MILLENNIALS Y LOS NUEVOS TEMPLOS DE LA PERDICIÓN

   Habéis nacido bajo las señales de los cambios. Los templos de los dioses humanos están llegando a su fin. Sus guardianes están siendo descubiertos y desenmascarados. Desde los mismos comienzos de la andadura humana por los caminos de la conciencia, el ser humano ha sido engañado, manipulado, esclavizado y asesinado en nombre de dioses que nada tienen que ver con los principios universales que rigen la realidad cósmica y la vida que vibra por todo el universo.

La voz de los millennials se escucha en el firmamento
El cosmos aguarda la voz de los millennials y el resurgir de los hijos de los hombres

Sí, no importa hacia qué lado del firmamento miréis, hay vida y conciencia diseminada por todo el espacio. Hay seres como vosotros y como vosotros también han pasado su noche oscura, su pesadilla particular por unos desalmados que les hicieron creer que su vida, su conciencia, era una simple singularidad sin ninguna consecuencia y sin ninguna razón de ser en el universo. Las fuerzas del mal buscan adormecer, narcotizar, las conciencias para dominarlas y esclavizarlas. El poder activo de sus narcóticos es el miedo y los hay de muchos tipos. Inoculan miedos que paralizan a las mentes en su búsqueda real de su razón de ser, de su lugar en su vida y en el cosmos, del conocimiento de sí mismos y de la “naturaleza” del cosmos. Frente a estos miedos, una respuesta engañosa y manipuladora son los YOLO, solo se vive una vez, no te dejes dominar, y disfruta de cada instante. Si te dijera que olvidas que la suerte de tantos millennials como tú no es la misma que la tuya y que, muchos de ellos, están siendo esclavizados a creencias fallidas para convertirse en tu enemigo en el mañana ¿qué pensarías? Eso hacen no solo los poderes de los Estados modernos, sino los guardianes de todo tipo de religiones que siguen queriendo dominar la mente de los seres humanos para su propio beneficio. Hoy en día, en algún lugar del globo, se está enseñando a un niño de catorce años a odiarte porque, le dicen, eres distinto a él y él es mejor que tú y él tiene la verdad de su lado.

Existen, aunque no los veas
Política, economía, religiones y armas, los cuatro jinetes del apocalipsis

Al lado de este niño habrá otros mayores que le dirán que deben respetar a sus enemigos, pero siempre que, ya dominados,  se convenzan de que sus creencias son las únicas y por eso te han vencido. Ese niño de hoy será tu verdugo mañana si el futuro del hombre sigue en manos de los guardianes de la fe o del poder político, tal y como se han manifestado en los últimos milenios, a saber, como la esclavitud a las creencias e ideologías sobre el Ser. Si no sois capaces de rescatar de los miedos las raíces que os conectan con todo el universo, si no sois capaces de quitar las caretas a los hijos del mal, a estos guardianes de la fe y de la política, seréis arrastrados por la inercia del mal y caeréis en la dinámica de aquellos que siguen creyendo que los hombres han nacido para ser esclavos unos de otros. Solo tenéis un camino, aunque muchos atajos llegan a él, y es el reconoceros como millennials por encima de vuestras tradiciones particulares. Intentarán, estos guardianes del mal, seguir inyectándoos miedos de todo tipo a través de no pocos flamer que surgirán en vuestros entornos. Pero tenéis una particular ventaja, habéis nacido con otro chip, con un antivirus casi, casi, perfecto y sabréis reconocer a estos flamer como espejismos, como simples robot biológicos que no representan vuestra identidad como hijos de los hombres. Sin duda alguna sabréis hacer un roast a estos flamer y alzar vuestra voz de millennials por encima de los desafíos que tendréis que afrontar.

LOS MILLENNIALS Y LAS ARCAS DEL PODER

   Habéis nacido bajo el engaño de una sociedad humana que os ha  comprado en el mercado de las tradiciones. Los sistemas económicos os han puesto un precio nada más nacer, como se lo pusieron a vuestros padres y a vuestros ancestros. Se llaman deuda y propiedad. En vosotros está el poder romper esa tradición y ser libres de Ser.

por un puñado de dólares
Os seducirán, os manipularán, os engañarán, os comprarán y cuando no puedan, os aniquilarán

Este planeta no es de un Estado, una ideología o un dios humano, es de todos los seres que lo habitan, incluso de toda especie ajena a la humanidad e incluso de la fuente de la vida, el Reino vegetal.  Sin embargo, las sociedades enfermas, a lo largo de la historia, han actuado como si el hombre fuese no solo propietario de este planeta, sino que, entre ellos, se volcaron en luchas intestinas por tomar el control de todo lo que apetecían. El instinto de supervivencia, bajo el reinado de la ignorancia, ha sido el motor de tantas civilizaciones humanas. Sin embargo, vosotros, no tenéis que seguir con semejante carga emotiva y existencial.  Estáis llamados a ser la generación del final de los tiempos. Un final que no significa la destrucción de esta última humanidad, sino el salto de conciencia hacia sí misma, hacia su lugar en el universo. Muchos piensan que ese salto no será pacífico, que son muchos los que jamás podrán abrir los ojos simple y llanamente porque ellos son los que ciegan a la mayoría de los hombres, son las hegemonías del poder. Poder político, económico, religioso y militar. Los cuatro pilares sobre los que se ha construido la esclavitud de unos hombres sobre otros.  Los miedos han llevado a que una gran parte de la población se vea arrastrada a los abismos por causa de estas gentes indolentes.

comprando conciencias
En los Estados modernos del Bienestar no acampa el imperio de la ley, sino el imperio de la diferencia, el imperio de los intereses creados

Estas hegemonías del mal, han sembrado todo tipo de miedos, al otro, a la escasez, a las diferencias, etc., etc., pero esos miedos no tienen un sustento real. El ser humano no ha nacido para vivir entre miedos, sino para hacer uso de su libertad de Ser y conquistar nuevas realidades a través del conocimiento. Un conocimiento que debe ir hacia dentro para después volcarse hacia afuera. Debéis saber quiénes sois más allá de las identidades que os han marcado al nacer, rico, pobre, cristiano, ateo, etc., etc., para llegar a la esencia de vuestro Ser y desde ese estado de conciencia dirigiros hacia todo el caudal de potencialidades que tenéis. Cada uno puede y tiene el derecho cósmico de experimentar su Ser a través del conocimiento. Las arcas del poder, las cadenas de sistemas económicos y políticos que esclavizan al hombre a tradiciones endemoniadas, están a punto de quebrarse y vosotros, millennials, tenéis la dicha y ventaja de vivir estos nuevos tiempos.

escribiendo la vida de otros
No permitas que escriban la vida de otros porque también escribirán la tuya

No os dejéis convertir en verdugos para vuestros propios hijos o para los hijos de quienes os estarán enseñando a odiar ni dejéis que conviertan vuestra vida en un salseo para beneficio de una minoría que actúa como si el común de los hombres nacieron para ser sus esclavos. No os dejéis engañar. No hace falta hacer un doctorado en Harvard para saber dónde está la verdad, pues esta señora de pies ligeros y mañas escurridizas, está dentro de cada uno de vosotros. No os dejéis engañar por otras verdades porque esas verdades que beben de creencias y tradiciones fallidas solo han llevado al hombre a vivir esclavos de sus miedos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.