LA CORRUPCIÓN DEL YO EN EL SIGLO XXI

Sin un renacer  a la espiritualidad, a la esencia de lo que es, el hombre moderno está condenado a morir en la corrupción del yo. No se trata de una muerte agradable, rodeado de recuerdos y sueños que permanecen en la memoria como un bálsamo para tal hora. No, la muerte del yo por ignorar su esencia será dolorosa, traumática, insufrible para muchos y enloquecedora para tantos más. Este panorama desolador ante la corrupción del yo no es fruto de algo natural, de un gen que determina la vida humana, ni siquiera de la suprema ignorancia del sí mismo, sino de olvido del ser. Para muchos el concepto de Ser les parecerá un jeroglífico egipcio

No busques fuera lo que está en tu Ser
El Ser no está escondido fuera de ti, eres tú

o un sinsentido del lenguaje, pero olvidan que más allá de los conceptos, de sus genes, de sus memorias, de sus identidades, de sus pasiones y logros, de sus fracasos y llantos, más allá de su yo, yace inmortal el Ser que es. Olvidar que somos más que un simple yo, anclado en la biografía de cada cual, es olvidar que nuestro destino jamás se escribe en el tiempo, sino en la eternidad, en el ahora.

CÓMO SABER CUÁNDO LA CORRUPCIÓN DEL YO SE APODERA DE TU SER

Cuando jamás te has planteado si quiera que tú eres más que tu nombre, tus apellidos, tu nacionalidad, tus posesiones, tus estudios, tu familia, tus amigos. Cuando confundes tu biografía, puntual, concreta, enmarcada en la biografía de otros como son tus padres, tu familia, etc., con los cimientos que permiten la construcción de esa biografía, entonces la corrupción del yo no solo vive en ti, sino que te identifica

No hay yo, sino yoes que viven su propio yo
A pesar de las individualidades, el Ser es Uno

¿Qué mal puede existir en el olvido del Ser? ¿Qué mal puede haber en identificarme con mi familia, con mi país, con mi cultura, etc.? –podrás preguntarte-  podrían existir varias respuestas que dieran cuenta de esas dudas, pero quizá la más pertinente sea la que dice que conceptos como familia, cultura, padres, sociedad, etc., etc., no son reales, son entelequias que sirven como marco para que lo real, tu Ser, se desenvuelva en un medio, en un espacio-tiempo concreto, tu ahora, tu instante de consciencia y de conciencia. La realidad no sustentan tu yo, sino es tu Ser quien sustenta tu realidad a través del yo. No es complicado de entender cuando dejas de creer en tu yo como un único pilar de la existencia  y comienzas a creer en el Ser que eres más allá de la existencia. Dicho de otro modo, cuando dejas de creer en el poder de los demás y comienzas a creer en tu propio poder, pues ese yo con el que te identificas no suele ser más que las creencias que otros yoes te han implantado en tu subconsciente ¿Poder para qué?, podrás plantear, pues para crear la realidad que tú deseas.

Ser es ser creador
La libertad es, ante todo, libertad de crear

Sí, repito, de otra forma, si hay algo que define al Ser es su capacidad creadora. La libertad de Ser es la libertad de crear. No lo olvidemos.

LA CORRUPCIÓN DEL YO COMO CAMINO A LA LIBERTAD DE SER

Puede parecer una salida de tono decir que si bien el yo es un estado de la mente que hay que superar, también hay que recalcar que la corrupción del yo es un acto de liberación una vez trascendida. Esto no lleva, ni implica, la destrucción del yo, imposible por otro lado. Somos una unidad de cuerpo-mente-alma indisoluble, al menos en esta dimensión humana. No se trata de agarrar tu yo y descuartizarlo y convertirte en un alma angelical o en un demonio. No. De lo que se trata es de reconocer que la corrupción del yo es una herencia que nos afecta directamente y que trascender ese estado lleva a la libertad de Ser.

Ser y ego frente a la pizarra de la mente
El Ser es… el Yo puede ser…

No hay que ir a la India, ni consultar a un gurú, ni colgarse veinte amuletos y demás acciones simbólicas. Los símbolos, los atajos, pueden ayudar, ojo, pero la esencia de aquello que te hará superar el estado hipnótico que ejerce el yo sobre tu Ser vendrá de la mano de un despertar a ti mismo. No hay un despertar vengativo ni nada por el estilo. Simplemente, llegado el momento, sabrás que Eres y no solo estás inmerso en un mundo con tu yo a las espaldas. La libertad de Ser no radica en hacer aquello que me viene a la mente como producto de un deseo, sino de no hacer aquello que no soy. Cuando liberas a tu yo de las creencias fallidas que lo han contaminado desde el mismo útero, no sentirás la necesidad de imponerte a los demás, sino de amarlos tal y como son, con sus defectos, con sus aciertos, con sus crueldades y con sus actos de amor.

LA CORRUPCIÓN DEL YO Y LAS SOCIEDADES MODERNAS, UN AMOR A PRIMERA VISTA

El problema más grave que tienen las sociedades humanas desde hace eones, por no decir abiertamente que tienen desde el mismo instante que la consciencia emerge como lenguaje en aquel homínido elegido de nuestro pasado, es que ninguna de ellas se ha preocupado por el desarrollo del Ser, sino que ha alimentado, mantenido y alentado todo tipos de yoes en forma de mil y una creencias que llamamos tradición.

Las ideologías frenan la capacidad creadora del hombre
Las ideologías levantan muros en torno a las ideas

El factor primordial para que esto haya sucedido no hay que buscarlos muy lejos del yo, y se trata de su capacidad para generar y absorber el miedo. El miedo es, ni más ni menos, que el desconocimiento no solo de sí mismo, sino de todo lo que le rodea. Como quien dice, el conocimiento te hará libre y alejará todo miedo del yo humano. Sin embargo, en las sociedades modernas todo está estructurado y planificado para inyectar el miedo en vena a cualquier yo que se precie. Miedo a la muerte, a la enfermedad, al hambre, al sufrimiento, al desempleo, a la guerra, a los fanatismos (que ella misma engendra), a la pérdida, y suma y sigue casi hasta el infinito y más allá. Sin embargo, estos miedos inculcados radican, ni más ni menos, en ese mal que caracteriza a las sociedades, antiguas y modernas, a saber, la creencia que la parte está separada del todo y, como tal, la parte actúa bajo el imperio del egoísmo.

La parte es el todo como el todo es la parte

No ha entendido la sociedad humana, ni el individuo que la sustenta, en líneas generales, pues hay bastantes excepciones,  que la parte es el todo y, como tal, lo que hace a cada parte afecta al todo. Hoy en día la mecánica cuántica algo está vislumbrando de esta “realidad” del universo.

QUÉ HACER PARA SUPERAR LA CORRUPCIÓN DE YO EN LAS SOCIEDADES MODERNAS

El primer paso, ineludible, si se quiere comenzar el camino hacia otro tipo de sociedad realmente humana, basada en el desarrollo del Ser y no en la corrupción del yo, es comenzar a dudar del poder de las ideologías.

El primer paso hacia el despertar como Conciencia de Ser comienza con la duda creativa

De todas, tanto políticas, religiosas o de cualquier índole que no entienda que a las ideas no se las puede detener encerrándolas entre muros para convertirlas en ideologías. Las ideas, incluida la del hombre, deben estar abierta a la evolución de ellas mismas, pues el conocimiento se lee a través de la evolución de lo conocido. No es hora de entrar en cuestiones metafísicas, ni de sembrar más dudas, sino de, si se quiere vencer la corrupción del yo, comenzar a creer más en nosotros mismos como seres que somos más allá de las culturas del ego que solo defienden su pedacito de mundo y realidad. No se trata de crear una nueva cultura humana, sino de trascenderla y llegar a la misma existencia humana basada en el conocimiento y el respeto a toda vida y todo ser con capacidad de crear nuevas realidades. Para ello, como en la ciencia, no hay método, por más que se empeñen algunos.

No te dejes corromper por falsos ídolos ideológicos
Trasciende los muros que hay en ti

Trascender la corrupción del yo y sumergirse en otra forma de entenderte a ti mismo como parte de un todo y entender a ti en vinculación con las otras partículas de conciencia que te acompañan en este viaje maravilloso, no es algo que puedas aprender ni en manuales, ni bajo templos, ni en juegos vía online, sino en la soledad de tus dudas y al calor de las respuestas que vayas encontrando. Ojo, toda ayuda es de agradecer, pero el camino y el despertar a tu Ser solo tú lo puedes realizar.

EL PAPA FRANCISCO, GOOGLE Y LA INQUISICIÓN MODERNA

La Iglesia católica comenzó sus grandes cambios a raíz de la decisión de Juan XXIII, el Papa Bueno, de convocar lo que se conoce como Concilio Vaticano II allá por la década del sesenta del siglo XX. El Papa Francisco es hoy su sucesor y quien está llevando el espíritu de aquel concilio a sus máximas consecuencias.

 EL PAPA FRANCISCO Y LOS LOBOS VESTIDOS DE OVEJAS

 Creo en los hombres de carne y hueso, en los seres humanos que nacen para desarrollar sus conciencias por más que les pese las losas de sus creencias. No creo en las ideologías políticas, religiosas, económicas, científicas o de cualquier índole. No creo en los dioses que necesitan a los hombres como sacrificios para sus altares. No creo en culturas del olvido  que ponen  la tilde en ellas mismas olvidando al ser humano que sufre sus consecuencias. Al Papa Francisco se le ha tildado y se le sigue un juicio inquisitorial por parte de tantos que se auto definen como católicos, apostólicos y romanos y que están en las antípodas del mensaje de aquel Galileo que vino a sembrar en los hombres el nuevo conocimiento, la nueva era que llevaría al hombre a los confines de la creación.

Los demonios existen
Los demonios viven en  miedos de todo tipo

Estos lobos vestidos de ovejas, que los hay en toda latitud y se visten con mil disfraces diferentes, tienen  un denominador común, a saber, su total desprecio por el ser humano, por la conciencia humana, por esa conciencia que es, no podía ser de otro modo, parte de la Conciencia Única del Padre. Estos adalides del mal, mejor dicho Mal, con mayúscula, no los conocerás por sus hábitos, pues se desgarran las vestiduras como modernos fariseos a la hora de proclamar a los cuatro vientos su humanidad, su santidad, pero desprecian, con su indiferencia, los males humanos que afectan a las sociedades modernas, a recordar, el hambre crónica para una gran parte de la humanidad, la falta de atención médica básica en tantas latitudes, la falta de agua potable en un planeta que brilla desde el cielo por el azul marino, la esclavitud moderna al dios dinero que es capaz de alentar y fomentar todo tipo de guerras y conflictos en nombre de libertades  para seguir encadenando y endeudando más al hombre y seguir vendiéndoles miedos de todo tipo.

LAS IDEOLOGÍAS DEL MAL FRENTE AL PAPA FRANCISCO

 A estos católicos de medio pelo, que están pidiendo la cabeza del Papa Francisco, les recuerdo que Dios no es propiedad suya como tampoco de los ateos creyentes, que, sin duda, están más cerca de Dios que aquellos que dicen creer en Él, ni es un ente separado del todo, donde todos están incluidos y si Bergoglio es capaz de implorar la misericordia divina, a su manera, por sentirse incapaz de juzgar el mal hecho por tanta ideología que ha olvidado la humanidad del hombre, les digo, a estos imberbes de media monta, que la actitud de Jorge Bergoglio, cuando pide a los cuatro vientos que hay que reencontrarse con Jesús, no el de la cruz, no el de la teología, sino con el que caminó entre los pecadores, enfermos, pobres y demás excluidos de su tiempo, es una actitud no solo loable, sino ineludible si la iglesia, como cuerpo, no quiere fenecer por un cáncer terminal.

Rostros inhumanos
Alguien que ha olvidado su humanidad

Lo tildan de amigo de dictadores, de encubridor de pedófilos, de esto y aquello y quienes lo hacen no son capaces de ver que ese pastor es un hombre más. Un hombre cuya responsabilidad ideológica le ha venido grande no porque no tenga la talla intelectual para navegar por esas tempestades, sino porque ese hombre que hicieron Papa no pocos cuervos de satanás, ha predicado toda su vida con el ejemplo. Ya quisiera yo ver a algún Iglesias, Casado o como quieran apellidarse ir a vivir a alguna chabola madrileña o de cualquier parte, no para hacerse la foto, sino para levantarse a diario con los males de su propia sociedad. Y quien dice estos dos señores, se dice de cualquiera que vista las sotanas ideológicas, me da igual si son púrpuras, rojitas o azul cielo, que, a la postre, no son más que variaciones de un mismo mal, a saber, el desprecio por la humanidad del Ser humano, el olvido del ser humano.

EL PAPA FRANCISCO EN TIEMPOS DE GOOGLE

 En estos tiempos de Google, de sus buenos oficios para la libertad de expresión y del Santo Oficio inquisitorial con aroma a internet que poderes de todo tipo, políticos y religiosos, pasando por los económicos y militares, intentan imponer, el Papa Francisco tiene el mérito de conservar la entereza, la sonrisa, la fuerza y la esperanza en el mañana cuando el mundo, esa entelequia que solo vive en los mass media y en los planes endemoniados de los guardianes de todo tipo de ideologías,  solo habla de venganza, odio, y hacen sonar los tambores de guerra por todas latitudes y longitudes del globo terráqueo.

El sonido de las campanas
Las campanas están sonando por ti

Las campanas están sonando, pero están sonando por ti. Quien confunda a los hombres de buena fe con ovejitas camino al matadero están confundiendo el mensaje original del nazareno, quien mostró el camino del amor y del perdón, pero también recordó que los tiempos de la siega estaban cerca. Y, sí, que no se preocupen los aprendices de diablillo, el infierno no existe, pero la vida no se agota en su piel ni en este planeta, y la lección deberán aprenderla en cualquiera de los mundos de Dios ¿Acaso hay mayor infierno que un hombre que ha olvidado su humanidad, su Ser?